Viviendo la experiencia de mi vida

Familia, Puerto Varas, viajes, vuelta al mundo

Y llegó la «Pequeña gran revolución»

Llegamos a Puerto Montt, al sur de Chile, bastante entrada la noche y no habíamos previsto ningún hostel… En la terminal nos propusieron «un alojamiento» muy «moderno»… A primera vista, aquella ciudad no parecía muy segura y aceptamos dormir en aquel «cuchitril» por una noche.
Al día siguiente tendríamos una nueva compañera de viaje: mi querida Ro, mi hermanita mayor, se unía a nosotros por unos días. ¡Qué alegría poder viajar con «casi» toda mi familia! (¡Mamá, à ver cuando te animas tú!)

Con nuestro coche de alquiler

Así que, tras toda una noche en bus, mi hermana llegó esa mañana a Puerto Montt. ¡No imagináis que alegría verla convertida en una auténtica mochilera! 

Hermanos power

Siguiendo los consejos de nuestra amiga Raquel, alquilamos un coche para visitar Puerto Varas, un pueblo desde el que se ven varios volcanes… Cuando está despejado… Porque con el día de mierda (con perdón) que hacía, el pueblo no tenía mucho que ver y decidimos ir a «Los Saltos de Petrohué», un bonito parque Natural donde, con el volcán Osorno de fondo, se puede disfrutar de unas fantásticas cascadas y una pequeña ruta de senderismo.

Saltos del Petrohué

Padre, hija, volcán y saltos

Haciendo un poco el payaso…

¡Que salte, que salte!

Postureo del bueno

Juan el explorador

Mi hermana probó nuestro delicioso menú: ¡sándwich!

Más tarde, nos dirigimos al lago de Todos los Santos donde tomamos un barco. Según cuentan, este fue el lago que el Che atravesó (aunque en la otra dirección) para llegar a Chile en su periplo por Sudamérica. Y, se supone, que se pueden ver 3 volcanes… Nosotros sólo pudimos ver unas casas muy chulas de gente muy rica y una isla, llamada Margarita.

¡¡¡Wall-e encontró su barco!!!

Casa flotante

En el barco

Esa noche, también por recomendación de Raquel, dormiríamos en el refugio Teski que se encontraba en el volcán Osorno. 

Por ahí hay un volcán…

Centro de interpretación de volcanes

Un zorrito

Fue una tarde tranquila, con cartas, queso ¡español! y vino frente a la chimenea. Hacia mucho frío fuera (incluso se puso a nevar más tarde) así que disfrutamos de nuestra propia compañía y de una excelente cena hecha por nuestros amables y simpáticos anfitriones (estábamos casi solos en el refugio).

¡Queso español!

El refugio Teski

Niebla en el volcán

¡¡Cena riquísima!!

Al día siguiente, visitamos «La Cascada» en el pueblo «La Cascada» (muy original, si). Tras un bonito sendero de 30 minutos, llegas a esta cascada realmente impresionante. 

Valiente cruzando el rio

¡Velocirraptores!

Padre e hija sobre el puente

Árbol extraño

Y llegamos a la cascada

Todos juntos

Postureo cascada

Los Torres

Con la princesa

¿Un poco de agua?

Un poco más

Wall-e también tenía que salir

Luego fuimos hasta Frutillar. ¿Sabéis que ésta zona de Chile es un pequeño reducto alemán? Hay restaurantes y carteles en alemán por todos lados y nos recomendaron comer en uno de ellos: «Gutten Appetit», una fantástica elección. 

¡¡Parrillada!!

¡¡Cerveza!!

Un paseo por el lago de Frutillar, un café con pastel y vuelta a Puerto Montt. 

La vigilante de la playa

¿Es Pamela Anderson?

El muelle de Frutillar

Con nuestro amigo

Encontramos un hostel con una dueña encantadora, y fuimos a entregar el coche. Daríamos un paseo por Puerto Montt y cenariamos un poco de sushi… ¡Cuánto tiempo!

Amor hija – padre

Los enamorados de Puerto Montt

La echaba de menos…

¡Pucón nos esperaba al día siguiente!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.