Viviendo la experiencia de mi vida

Sucre, vuelta al mundo

Sucre: la Sevilla de América del Sur.

Pregunta de Trivial: ¿Capital de Bolivia? Pues no, no es la Paz, es Sucre, también conocida como la Sevilla de América del Sur por sus blancas iglesias y sus callejuelas que recuerdan a la capital andaluza (aunque ni rastro de la gracia andaluza o del arte de Triana por allí…)
Nos hospedamos en un Hostel muy bonito (llamado 4patas) por recomendación de nuestra amiga turca Dilara, la cual habíamos conocido en Valparaíso y vuelto a ver en San Pedro de Atacama.

Lo primero que hicimos fue comer algo light en el mercado (el pobre Harry aún estaba convaleciente de su estómago) y después fuimos a ver la puesta de sol desde un bonito mirador, que me recordó (un poco) a alguno de Granada. Luego a cenar a un vegetariano muy rico y tomar unas cervezas con otro chico francés. 

Parque Cretácico 

Si conocéis mi admiración y total devoción (casi fanatismo) por los dinosaurios, podéis imaginar lo bien que lo pasé en este Parque temático.

¿Porque hay un parque de dinosaurios en Sucre? 

Porque cerca de la ciudad, en Cal Orcko, encontraron (por casualidad) el sitio con huellas de dinosaurios más importantes del mundo, ya que contiene más de 5.000 huellas de 294 especies de dinosaurios.

(Para más info:

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Cal_Orcko )

Se trata de una pared vertical que descubrieron cuando hacían trabajos de extracción de materiales en esta fábrica de cemento y que está en esa posición por los movimientos tectónicos de placas (no es que los dinosaurios hicieran escalada…)

Por allí, hace millones de años, ¡¡habían paseado miles de dinosaurios a sus anchas!! No cabía en mí de la emoción, quería fotos con todos los dinosaurios. Y hasta grabamos un trailer de «Cretácico Park» (casi al nivel de Jurassik Park). Pasamos un día divertidísimo como dos niños pequeños. (La gente nos miraba un poco raro…)

Esa noche fuimos a aprender a «bailar» salsa con Dilara, o mejor dicho, a intentarlo… 

Al día siguiente dimos un paseo por el casco histórico (aunque todas las iglesias están cerradas, no me preguntéis porqué…) Y compramos el billete de bus a La Paz. 

Nuestra «brillante idea» del día fue ir a comer al mercado a probar dos platos «típicos»: chorizo y mondongo. No lo olvidaré nunca…

Los dos nos pusimos malos del estómago. Por delante: más de doce horas de autobús boliviano, con sus curvas, su velocidad, sus familias enteras durmiendo en el pasillo… Os ahorraré los detalles, pero es, hasta el momento, el peor viaje de mi vida. No veía el momento de llegar a La Paz… Y Harry tampoco…

  1. Beatrice Mazzocchi

    Merci pour cette formidable visite au Parque Cretàcico. Les images sont extraordinaires. J’ai aussi consulté la page Wikipedia et beaucoup appris sur ces charmantes bestioles qui peuplaient notre planète voilà quelques millions d’années.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.