juanporelmundo

Viviendo la experiencia de mi vida

Curiosidades, trucos y consejos si estás pensando hacer un viaje a Suramérica

Mi periplo por este enorme continente llamado América del Sur llegó a su fin hace ya un tiempo. Fueron más de 5 meses, (pensaba estar sólo cuatro, pero esta tierra y su gente atrapa…) en los que visité parte de Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Perú y Colombia. Y aún así me fui dejándome muchíííísimo por ver… Pero creo que tuve el tiempo suficiente de conocer parte de este enorme continente, y creo que puedo daros algunos consejos o contaros curiosidades por si estáis pensando hacer un viaje (corto o largo) por estos lares…

Distancias y medios de transporte

En primer lugar, esta es de las cosas que más te impresiona… ¿Santiago – San Pedro de Atacama son unos 1700 kilómetros? Pues nada, tomemos un autobús… ¡Si eso está al lado! Cuando llegas aquí, te das cuenta lo realmente cerca que está todo en Europa… Sólo tienes que comparar precios de compañías y elegir entre bus normal, cama o semi cama. La verdad es que son bastante confortables, excepto algún que otro trayecto por Bolivia o Perú… Eso si, mucho cuidado con el aire acondicionado, ¡casi muero congelado una noche en Argentina!

En Colombia, por ejemplo, el avión es muy barato (VivaColombia) y a veces merece la pena, e incluso en Argentina tomamos un tren (el más lento del mundo)… Pero en general, la forma económica y práctica es hacerlo en autobús… O haciendo dedo, que funciona muy bien, por ejemplo, en Argentina.

Idioma

Es verdad que para los españoles es más fácil moverse por aquí, ya que en casi todos lados se habla español (excepto en Brasil y algún otro país…) Ahora bien, hay que saber que en muchos casos es muy diferente:

En Argentina, intentad evitar “coger” un taxi, un avión o, como nosotros hicimos, decir que un camionero nos cogió en la carretera… Para ellos significa “f*llar”, así que ya podéis imaginar las risas… Aquí me di cuenta de cuánto utilizamos este verbo en España… Ahora “tomo el bus”, y “me levantan” cuando hago dedo. Entendemos a los argentinos en general, pero cuando te cuentan que “manejaron un bondi para ir de joda a un boliche “sheno” de minas…” Ya me dirás tú…

En Chile… Hablan muy raro. Sin ofender a nadie, pero al principio me costaba entenderlos: que si “Si, po'”, “No, po'”, “Cachaí”, “Wea” o “Huevón”… ¡Además parece que canten al hablar! Aunque todo el mundo dice que los andaluces nos parecemos a ellos hablando, comiéndonos las últimas letras de las palabras o acortándolas… Pero la gente allí es “harto bakán”, así que no hay problema.

En Bolivia… Gritan. Gritan para vender en el mercado, para que vayas en su autobús (“Potosíiii, Potosíiii…”), para casi todo… Y para ellos los españoles sólo decimos: “Joder, ostia, tío”

En Colombia, eres “señor o señora” o “papi o mami” y te hablarán siempre de usted.

Los peruanos quizás sean los que más se parecen a nosotros hablando, aunque también depende mucho de la región.

En cualquier caso, expresiones como ¡Dale!, ¡Chévere!, ¡Lindo! o ¡Bakán! pasarán a formar parte de tu vocabulario seguro.

También es bastante práctico saber inglés, ya que muchos hosteles están llenos de “gringos”.

Comprar es sinónimo de regatear

Todo se puede regatear (excepto la comida en Bolivia, que está visto como una falta de respeto). De verdad, o regateas o prepárate a pagar el doble por todo: hacer un tour, un billete de bus o hasta un hostel…

Si tienes la suerte de viajar con argentinos, podrás aprender de los mejores.

Medidas de tiempo e información

Cuando te digan que un bus tarda dos horas… Seguramente sean 4. Ármate de paciencia, los horarios y la puntualidad europea aquí no te sirven de nada. Un ejemplo, un viaje en bus en Perú que debía durar 20 horas, tardó 26… Después de salir con dos de retraso…

Y pregunta, mucho, lo mismo a varias personas, porque cada una te dirá una cosa distinta. Aquí tienen que darte una respuesta, aunque no tenga ni la más mínima idea de qué estás preguntando…

Moneda 

Reales brasileños, bolivianos, soles peruanos, pesos argentinos, chilenos, colombianos… ¡Qué locura! Y tú intentando calcular cuantos euros son… ¡Error! Piensa siempre en moneda local: ¿es esto caro para el país donde estoy? ¿Puedo conseguirlo más barato? Harry me lo enseñó, y aunque me costó aprenderlo, creo que es algo muy necesario si quieres viajar durante un largo periodo…

Sacar dinero en cajeros, las comisiones o el cambio merecen un post aparte…

Alojamiento

Haced Couchsurfing. Ese es mi primer consejo: conoces a gente local y vives experiencias increíbles. Si no es posible… Hosteles, una forma genial de conocer otros viajeros, descubrir qué se puede hacer en ese sitio, etc… pero depende de la zona y el país se te puede ir mucho dinero…

Gastronomía 

Cada país (e incluso cada región) tiene su especialidad: el asaí y la feijoa en Brasil; el asado, las empanadas y el dulce de leche en Argentina; la bandeja Paisa y el patacón en Colombia; el ceviche y el cuicui en Perú; la llama y la quinua en Bolivia; el “italiano” y el pastel de choclo en Chile… Estos son sólo algunos ejemplos de lo variada y rica que es la gastronomía en América del Sur.

Aunque casi todos coinciden en algo: ¡EMPANADAS! Unos las hacen fritas, otros al horno, unos grandes, otros pequeñas… Pero siempre encuentras empanadas.

Y luego está el pollo: con arroz, en empanadas, frito, a la plancha….

Y el plátano (o banana) frito, cocido, natural, en jugo…

Si quieres comer de manera económica y rica, prueba siempre los mercados: jugos (zumos) deliciosos de frutas locales, menús compuestos por sopa, plato y bebida tirados de precio…

Y si no, siempre puedes ir al supermercado (si lo hay…): hacerte un sándwich es siempre una buena opción.


En cuanto a bebidas, el mate es como una religión en Argentina, en Chile y Perú se bebe Pisco, pero no son iguales, el aguardiente en Colombia se bebe de la botella directamente y, como ya mencioné, los jugos de frutas son exquisitos y muy baratos en casi todos los mercados de todos los países.


Pd: Un consejo. Tened cuidado en Bolivia. No sólo por experiencia propia, pocos viajeros he conocido que no se hayan puesto enfermos a su paso por este país…

Música 

Cumbia. Cumbia Argentina. Cumbia chilena. Cumbia boliviana (o música infernal). Cumbia peruana. A todo volumen. En el bus. En la calle. De fiesta. Acostumbrate.

La otra opción es el reggaeton: “La bicicleta”, “Despacito” o “Si tú vas…” hasta en la sopa. Así que os aconsejo llevar un mp3 bien cargado de música… Menos mal que yo llevaba a mi Manolo Garcia siempre conmigo….

En Brasil la samba, en Argentina el tango y en Colombia la salsa suenan a música celestial…

Cultura y costumbres 


Viajar es adaptarse y disfrutar de las costumbres y tradiciones locales. Cada país tiene las suyas y llegar a conocerlas es parte importante del viaje. Por eso, es muy interesante hacer los “free walking tours” que proponen casi todas las ciudades para conocer un poco más sobre el pasado de los pueblos, el origen de sus costumbres, el porqué de sus banderas, sus platos típicos, sus trajes tradicionales… O de cómo los españoles llegamos y arrasamos con todo… 

Aprenderás (y odiarás) el uso excesivo que hacen en Perú del claxon, que utilizan para indicar… ¿que están ahí? No sé, pero debe ser cultural… Y horrible.

Además, no está de más informarse un poco… (saber que en muchas ciudades de Bolivia cierran las terminales de buses el primer día del año, evitar periodos de vacaciones locales para evitar la sobresaturación de los lugares o alojamientos, etc)

Seguridad 

Incidentes en mi viaje por América del Sur: cero.

Robos, situaciones comprometidas o peligrosas: cero.

Hay que ser prudente, si. Puedes tener mala suerte: he conocido gente a la que le han robado… como puede pasar en cualquier parte del mundo. No saques tu iPhone en una favela, tomes un taxi falso o vayas a visitar El Alto (en La Paz) con noche cerrada… Pero creo que esto se llama “tener sentido común”.

Climatología 

¿Vosotros sabíais que la temporada de lluvia en Bolivia y Perú es Enero y Febrero? Pues yo no. Entré en Bolivia el 30 de Diciembre y salí de Perú el 27 de Febrero. Un aplauso para mí. 

Lo bueno de esto: muchos menos turistas. Y, además, tuve mucha suerte. Algunos ejemplos: el día que visité el Machu Pichu empezó a llover al final del día, cuando ya me iba; hice la carretera de la Muerte con sol; y sólo me llovió 10 minutos en 3 días en el Amazonas…

Y es que viajando aprendes que el clima es algo que no puedes controlar… Dejé de mirar las previsiones hace mucho tiempo…

Además, siempre puede aparecer una nube en el último momento y “joderte” el amanecer por el que has escalado una montaña… O varias…

También cuesta acostumbrarse a que, en este lado del hemisferio, ¡el norte significa calor y el sur es frío!

En todo caso, prepárate a descubrir paisajes que dejan sin aliento, a conocer personas extraordinarias y a vivir aventuras inolvidables. 


Este continente te va a enamorar, estoy seguro.

Tema creado por Anders Norén