Bariloche y los siete lagos.

Al llegar al hostel de Bariloche, volvimos a encontrarnos con Harry, que había decidido llegar hasta allí desde el Chaltén haciendo dedo para ahorrar algo de plata.

Camino a Bariloche, disfrutamos de unas vistas preciosas

Esa tarde la dedicamos a informarnos sobre qué hacer por allí y visitar un poco la ciudad, que tiene en la plaza su mayor encanto. También nos dimos un pequeño capricho en forma de plancha de ahumados y tomamos unas cervezas.

La plaza de Bariloche

Plancha de ahumados

Después de algunas cervezas…

Al día siguiente, alquilamos un coche para, junto a una pareja de franceses (Roman y Alice) hacer la ruta de los Siete Lagos.

Todo el grupo

Pasamos un día muy muy divertido, visitando Villa La Angostura (precioso), y parando en todos y cada uno de los miradores de los lagos que íbamos encontrando: Nahuel Huapi, el Hermoso, el Escondido… (acabamos un poco cansados de tanto lago, la verdad…) hasta llegar a San Martín de los Andes, donde tomaríamos una cerveza y media vuelta (más de 200km) con pequeño susto con la policía incluido…

Playa del lago

Aguas cristalinas

Villa la Angostura

Con el lago de fondo

Toda la familia

Creo que es un sandwich…

Paz y tranquilidad

La bandera española

¿Son modelos de ropa de baño?

Otro lago…

Este lo recuerdo: Lago Hermoso

Esta foto casi me cuesta una multa…

Cuando llegamos al hostel, eran más de las 12 de la noche, y estábamos totalmente agotados…

Como al día siguiente aún teníamos el coche, fuimos hasta el Cerro Campanario, al cual puedes subir en telesilla… Pero ya sabéis lo que nos gusta andar… Así que, bajo un sol abrasador, subimos este cerro desde el que hay unas vistas fabulosas.

¿Campanario o las tres cobras?

Fantástico día

Con mi hermana y mi amigo Dani por el mundo

Wall-e también posó sin ropa

Desde el otro lado del mirador

El telesilla que nunca tomamos

Tras la refrescante cerveza de rigor (eso es sagrado) fuimos hacia el Parque Nacional Nahuel Huapi, donde… ¿a que no sabéis lo que hicimos? ¡Andar un poco más! Qué raro, ¿eh? Subimos al monte Llao Llao para tomar un delicioso sándwich con unas impresionantes vistas.

Desde el cerro LLao

Panor

Y otro sándwich…

Modo ninja

Siempre conmigo

Tras una vuelta en coche por el parque Natural, fuimos a devolverlo.

Lago escondido

Cerro Capilla

Nahuel Huapi

Mirador

Las vistas eran increibles…

Esa noche iríamos con José y Noel (trabajadores del hostel) y Justine y Claire (que habíamos conocido en el Chaltén) a tomar algo y echar unos bailes. Buena fiesta en Bariloche. 

De fiesta por Bariloche

El día siguiente abandonaríamos Argentina para entrar en Chile.

Sólo tengo palabras de agradecimiento para este país y su gente que tanto nos dio y nos enseñó…

Adios, Argentina. Hasta pronto…

juanporelmundo
juanpika6@gmail.com


¡No te pierdas mis aventuras!

¡NO TE PIERDAS MIS AVENTURAS!